Horacio Corro Espinosa

OAXACA, (#página3.mx).- Me acuerdo cuando Gabino Cué pudo juntar en alianza a cuatro partidos políticos para poder llegar a la gubernatura de Oaxaca.

Cuando el PAN-PRD-PT-Convergencia unieron fuerzas en una alianza llamada “Unidos por la paz y el progreso de Oaxaca”.

Cuando meses antes del proceso electoral para gobernador acompañó a López Obrador, quien visitó 418 municipios de Oaxaca.

Cuando se convirtió en la sombra de AMLO, quien lo dio a conocer en toda la entidad.

Cuando a los poquitos días de haber iniciado su gobierno comenzaron los escándalos con falsificación de documentos profesionales.

Cuando Gabino Cué recibió la constancia como gobernador electo, la gente que lo acompañaba comenzó a gritar “justicia, justicia, justicia”.

Cuando nos dijo que gobernaría  “con la ley en la mano para rechazar la impunidad y la corrupción”.

Cuando había indignación por la escandalosa corrupción en los seis años de gobierno de Ulises Ruiz Ortiz.

Cuando se anunció que Perla Woolrich, “La dama de hierro” sería la Contralora del estado, y todos los oaxaqueños se pusieron contentos.

Cuando todos los oaxaqueños dijeron que las cosas sí cambiarían.

Cuando la Contralora nos leyó una lista de nombres de los exfuncionarios más corruptos de la administración de Ulises Ruiz.

Cuando pasaron los días y el silencio sobre ese tema se hizo tan largo que llegó a cumplir seis años.

Cuando circularon un montón de audioescándalos donde las voces de esas llamadas telefónicas eran entre Jorge Castillo (operador político de Gabino), con presidentes de partidos políticos, así como de diputados y exgobernadores.

Cuando Jorge Castillo, representante del gobierno en el Distrito Federal, por encubrimiento del mismo gobernador, fue desaparecido como funcionario en el portal de Internet, ante el alboroto incontenible.

Cuando la ciudadanía dejó de ver a Gabino como gobernador, pues las llamadas certificaban que quien decidía en todo era Jorge “El Coco” Castillo.

Cuando se nos anunció que quedaba anulada la orden de aprehensión contra los más corruptos del sexenio de Ulises Ruiz.

Cuando los declararon inocentes, el 17 de abril de 2011, después de que fueron buscados por la Interpol.

Cuando por los muchos casos de mujeres que parieron en las calles y banquetas de las instituciones de Salud en el estado se le entregó a Gabino un bonche de 50 mil 500 firmas para pedir la renuncia del secretario de Salud, Germán Tenorio y el gobernador dijo que sólo él tenía la facultad de nombrar y remover a los servidores públicos.

Cuando se nos engañó que tendríamos en un año, la mejor policía del país y que igualaría a los tiempos de reacción de la policía de Finlandia.

Hay muchos cuandos para este gobierno que se va.

Cuando nos anunció que habría un seguro de desempleo para las mujeres.

Cuando prometió fuentes de trabajo para jóvenes profesionistas.

Cuando aseguró que habría útiles escolares gratuitos para niños y niñas.

Cuando dijo defender los derechos humanos de los ciudadanos y ciudadanas, así como de  los líderes sociales.

Cuando nos lo repitió que nunca más habría un gobernador que abuse del poder público para beneficio personal o el interés de un grupo en detrimento de la población en su conjunto.

Cuando por primera vez nos dijo Gabino “nunca les voy a fallar… ¡Se los garantizo!

Recordar los cuandos, duele.

Como también duele el habernos dado cuenta, cuando comenzaron a saquear la entidad y muchos no dijeron nada.

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

[email protected]

 

Comentarios