Horacio Corro Espinosa

Ayer en la tarde-noche se presentó el tercer informe de gobierno del Ayuntamiento municipal de Huajuapan de León, Oaxaca.

Con la ausencia de Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, presidente-notario-candidato con licencia, el encargado de despacho, Juventino Guillermo Guzmán Chávez, le tocó leer el flácido informe municipal.

El retiro de su responsabilidad como presidente municipal para irse como candidato a liderar los destinos del PAN estatal, fue como un respiro para Luis, pues ante tanto vapuleo por su mala administración, su candidatura fue como salida de la mosca contra el vidrio.

Ahora que anda en campaña para quedarse al frente del comité directivo estatal del Partido acción nacional, se percibe su rostro como si le hubiera pasado encima una manada de búfalos. Por cierto, hoy viernes 16, el presidente con licencia realizará su cierre de campaña en la ciudad de Huajuapan, donde por su mal manejo de la política, en las últimas elecciones mandó a su partido al tercer lugar con un empobrecido número de votos.

Habrá que aclarar que Luis de Guadalupe está afiliado al Pan, pero siempre ha hecho campaña política a favor del PRI.

Su sexto y último informe de gobierno ―sexto, porque por segunda ocasión repite como presidente―, es la primera vez que no se realiza ante los ojos del pueblo que lo eligió, sino ante 66 personas, que es el número de butacas que se encuentran en la sala de cabildos.

La fracción VII del artículo 68 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Oaxaca, obliga a los presidentes municipales a informar sobre el estado que guarda la administración pública municipal y las labores realizadas durante el ejercicio en sesión solemne y PÚBLICA.

Desafortunadamente no fue así. El informe fue reservado para los trabajadores de ese ayuntamiento, pues la mayoría de los que se encontraban sentados ahí, eran policías, secretarias, y otros trabajadores de esas oficinas públicas.

Los ciudadanos no tuvieron derecho de conocer las finanzas ni las actividades realizadas en el último año de gobierno, porque tampoco el mensaje fue transmitido por medio de comunicación alguno, ni por Facebook, como lo han hecho en las últimas sesiones de cabildo.

Esta ocasión todo se realizó en lo oscurito. Por primera vez el informe de gobierno municipal estuvo alejado de la fastuosidad digna de los faraones.

Para los regidores, quienes su presidente los acostumbró a las fastuosas fiestas y los más escandalosos reventones, ayer, parecía que estaban de luto. Por primera ocasión no hubo invitados especiales como políticos de primer nivel, ni empresarios ni señoras copetonas que adornaban las mesas para celebrar la fecha del besa manos.

Ahora no hubo los gritos bravucones contra la administración municipal pasada, a quien Luis de Guadalupe, los acusaba de haberse llevado todos los dineros del pueblo y hasta el papel de baño.

Después de tres años, el anterior presidente municipal de Huajuapan, Francisco Círigo Villagómez, por primera vez habló para decir que dejó en caja, la nada despreciable cantidad de 23 millones, 97 mil 753 pesos con 2 centavos.

Ese dinero se le dejó depositado a Luis, en las cuentas de banco BBVA Bancomer, Banamex, SCOTIABANK, Santander, HSBC y Banorte.

El presidente de Huajuapan, Luis de Guadalupe, nunca entregó cuentas claras, por eso ahora en la lectura del informe de gobierno, unas personas pegaron cartulinas en diversos sitios del edificio, que decían entre otras cosas: “No nos faltan recursos, nos sobran ladrones”. “La corrupción es un problema de moral y de conciencia. No te compran si no te venden”. “tres años de inseguridad, saqueos y asesinato”. “Y el trenecito apa?”

Tres años echados a perder sin ningún beneficio real para los ciudadanos. Por segunda ocasión tuvo la oportunidad en sus manos el presidente, y la desaprovechó para servirle al pueblo.

 

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

[email protected]