María de los ÁNGELES NIVÓN

Menudo problemón en el que se metió el presidente municipal de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, José Antonio Hernández, al otorgar en comodato por dos años, era por seis, sin el consentimiento del Cabildo, el Refugio para Mujeres al perredista Hugo Jarquín López.

El atrevimiento le está costando muy caro, tanto, que ayer en sesión de Cabildo Toño Fraguas tuvo que aceptar que sí se lo entregó a Hugo Jarquín.

¿Por qué lo hizo? …¿qué sabe Hugo Jarquín de violencia de género? …¿acaso se lo condonó para que los ambulantes del Parque del Amor no le protestaran por la obra del Sitibus?

Si es así, fue un gravísimo error.

De verdad, no solo el Estado de Oaxaca está de cabeza, sino también el Gobierno municipal, caray.

Se sabe que José Antonio Hernández Fraguas en un principio le ofreció el Refugio Municipal a la titular de la Secretaría de la Mujer, Miriam Liborio Hernández, precisamente porque -según- ya no era funcional y tampoco cuenta con recursos económicos para su mantenimiento; sin embargo, la funcionaria del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa lo rechazó.

Pues no sabe ni conoce del tema, pero Miriam Liborio tampoco se preocupa por aprender, no le interesan los temas de las mujeres, así de simple.

Por supuesto que ello no era pretexto para que el Edil capitalino le entregara un inmueble que cumple una función tan importante a un líder de ambulantes que ha tenido fama de acosar a las mujeres.

¡Qué horror!

Si las cosas las hubiera hecho de manera transparente, el tema no hubiese llegado al extremo de exhibirse en la sesión de Cabildo de este miércoles y no quedarle más alternativa que reconocer que efectivamente entregó el inmueble a Hugo Jarquín.

Fue ventilado que el Instituto Municipal de la Mujer entregó en comodato a la Asociación Civil Red Internacional de Grupos Organizados Mixtecas dirigida por Eva Patricia Bravo Espinosa, a quien han señalado públicamente como la pareja sentimental del ex diputado federal Hugo Jarquín López.

¡Qué desaseo!

En un documento las regidoras Bárbara García Chávez, María de la Luz Ramírez Hernández, Leslie Jiménez Valencia y el regidor Sergio Bello Guerra, firmado este 17 de mayo de 2017, exigen la inmediata revocación del convenio y se instauren los mecanismos legales, para que dicho Refugio siga funcionando con estricta certeza y seguridad jurídica, salvaguardando los derechos fundamentales de las mujeres, respetando el marco normativo internacional y nacional en esta materia.

Manifestaron su enérgica oposición al desaseado procedimiento de la entrega del Refugio Municipal para atención de mujeres víctimas de violencia familiar, con la firma del comodato el 3 de abril de 2017, realizado de manera irregular y sin las formalidades esenciales, sin un mínimo de transparencia.

Utilizando, señala la misiva, subterfugios políticos para cumplir acuerdos previos con actores públicos que han generado violencia y conflicto social.

El Refugio es un espacio ganado por las mujeres para salvaguardar su vida y la de sus menores hijas e hijos resultado de la violencia machista, por lo que su actuación señor presidente José Antonio Hernández Fraguas, da cuenta no solo de actuar al margen de la ley, especialmente por el desinterés y desprecio que tiene por la vida de las mujeres que se encuentran en vulnerabilidad de sus derechos humanos, puntualiza el documento de los regidores.

Aquí podemos agregar, que si bien es cierto, la entrega del Refugio para mujeres violentadas, la responsabilidad no solo recae en Toño Fraguas, quien efectivamente mostró que valen más los acuerdos políticos que su discurso pronunciado en campaña a favor de las mujeres.

También la Secretaría de la Mujer a cargo de Miriam Liborio Hernández mostró su ineptitud en el cargo y su desconocimiento de las políticas públicas para las mujeres, porque dicho espacio le fue ofrecido por Hernández Fraguas para que se hiciera cargo, pero ella argumentó que no tenía recursos económicos para sostenerlo.

Lo inadmisible es que su respuesta ni siquiera fue analizada con la sensibilidad y racionalidad que requiere un asunto de tal magnitud, donde en muchos de los casos está de por medio la vida de las mujeres y como consecuencia la enorme violencia y altos índices de feminicidios que se contabilizan hasta el momento 52 en la administración gubernamental muratista.

Bien pudo, en su caso, consultarlo hasta con su “madrina política”, para que el próximo año se etiquetara un presupuesto desde la LXIII Legislatura del Estado para su funcionamiento y mientras tanto, consensuar y trabajar de manera conjunta con las feministas del Estado.

En ese sentido, como es natural, los grupos de mujeres lo están señalando la responsabilidad compartida que representa la entrega del Refugio, porque en la entidad hasta con bombo y platillo se anunció la creación de la Secretaría de la Mujer, cuya dependencia estatal es solo un elefante blanco, sin recursos y también sin una funcionaria que de el ancho en dicha responsabilidad.

Lo que queda claro en este bochornoso tema del Refugio, es que pesan más los acuerdos y compromisos políticos que la vida de las propias mujeres y eso es criminal.

 

LA CONDENA ES UNÁNIME #NIUNOMÁS

En este espacio nos unimos a la condena unánime por el asesinato del colega corresponsal de La Jornada, Javier Valdez Cárdenas, asesinado el lunes 15 pasado en Culiacán, Sinaloa, por balas que cegaron su vida pero jamás su libertad para escribir porque eso se queda para la historia del periodismo crítico en México.

En Oaxaca también se dieron diferentes protestas de asociaciones de periodistas que condenaron los hechos y exigieron justicia, castigo a los asesinos y un alto a las agresiones contra los reporteros y reporteras en un afán de silenciar a las voces críticas en este país.

La columna completa en:

“Desaseo” en entrega del Refugio…¿Valen más compromisos políticos que la vida de las mujeres?

 

Comentarios