Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Al final de su mandato, Gabino Cué reconoce que al ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz no lo metió a la cárcel porque “no tuve en mis manos ningún elemento como para poderlo detener”, aunque las auditorías revelaron que sus colaboradores causaron un daño patrimonial por mas de cuatro mil millones de pesos.

Cuando faltan 14 meses para que finalice su sexenio, Cué afirmó que de los colaboradores de Ulises Ruiz Ortiz “unos siguen en la cárcel, otros están fugados y otros no los encontramos”, sin embargo, sólo Bulmaro Rito Salinas, ex coordinador del Comité de Planeación para el Desarrollo (Coplade) se encuentra preso, aunque no como resultado de esas auditorías.

En su despacho del Palacio de Gobierno, manifestó que “en el caso de Ulises Ruiz no tuve en mis manos ningún elemento como para poderlo detener. Que yo tenga elementos que se llevó una televisión o un cuadro, no. Se hizo una auditoría y no se encontró una relación directa en el delito. Y a quienes sí, algunos los detuvimos, y otros está prófugos”.

Mientras el priista Ulises Ruiz Ortiz presenta su libro “Gobernar Oaxaca” y la Comisión de la Verdad lo llamará a comparecer porque es el principal presunto perpetrador de las violaciones a derechos humanos en el 2006 y 2007”, Gabino Cué prácticamente exonera a su antecesor.

Además, recordó que “en el 2006 se intentó hacer (con el desalojo del magisterio) y ahora resulta que el malo es la autoridad (al quitarle la rectoría de la educación a la Sección 22), eres tolerante, tienes prudencia, pero llega un punto en el cual se daña a terceros y tenemos que actuar”.

Y es que “un Estado por sí mismo no puede tomar una decisión de esta envergadura porque el magisterio siempre ha ejercido la presión a través de la movilización y ha abusado.Y hoy, si tenemos un estado de fuerza, es para contener una violación de la ley”, justificó.

De esa manera coincide con Ruiz Ortiz, quien en su libro “Gobernar Oaxaca” pretende lavar sus culpas argumentando que el gobierno panista de Vicente Fox y de Felipe Calderón lo dejaron solo contra el movimiento magisterial y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

Ruiz Ortiz argumenta que fue pionero en intentar transformar el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), al pretender quitar los mandos a dirigentes de la Sección 22; sin embargo, el entonces titular de la Secretaría de Gobernación, Carlos Abascal Carranza, lo dejó solo.

Aunque auditorías han revelado que colaboradores del priista dejaron un quebrando patrimonial de cuatro mil millones de pesos, Ruiz Ortiz, actual delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en Quintana Roo, acusó al magisterio de corrupción.

“Todavía en 2005 el gobierno federal autorizó 115 millones para los líderes de la Sección 22, pero para el siguiente año, la SEP sólo aprobó 70 millones, lo que causó la molestia de los líderes corruptos y por eso se fueron a plantón para después formar la APPO”, aseguró el ex gobernador.