Verónica Ramos, niña diputada de #Oaxaca exige justicia por feminicidio de su madre

Veronica Ramos
Veronica Ramos

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “Oaxaca dejó de oler a muerte solo en noviembre, y hoy lo hace todos los días del año.” Verónica Ramos.

 

Mi mamá fue asesinada en el 2014, hasta el día de hoy esperamos justicia y sentencia al único detenido.

“Son criminales los que mataron a mamá y los que hasta hoy, cinco años después, esconden la cara para otorgarnos justicia”.

Esa fue la denuncia que realizó en la tribuna del Congreso de Oaxaca la diputada infantil por el Distrito 15, Santa Cruz Xoxocotlán, Verónica Ramos.

Y le pidió al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y al fiscal general Rubén Vasconcelos Méndez dar las cifras de las y los huérfanos por feminicidio.

Según el Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer), en lo que va del gobierno de Alejandro Murat se han documentado 315 casos de mujeres asesinadas.

Tan solo del 1 de enero al 10 de junio de este 2019 han registrado 66 mujeres asesinadas y 100 desde que se emitió la alerta de género, el 30 de agosto de 2018.

“Hoy, mi voz es la de una víctima del Gobierno Estatal que encabeza Alejandro Murat Hinojosa.

“La voz de una víctima de la Fiscalía General del Estado a cargo del señor Rubén Vasconcelos Méndez.

“Y de las oficinas de gobierno que tienen como única tarea dar justicia por los crímenes en Oaxaca”.

Así inició su intervención Verónica Ramos de 9 años de edad, quien quedó huérfana cuando tenía cuatro años de edad al ser asesinada su mamá.

En alusión a la conmemoración de Todos Santos y los Fieles Difuntos que se realiza en esas tierras, dijo que:

“Oaxaca dejó de oler a muerte solo en noviembre y hoy lo hace todos los días del año”.

Hizo hincapié en que “a las mujeres asesinadas aquí se les llora bajo la obscuridad que da la impunidad.

“Se les llora a las afueras de las oficinas gubernamentales cuando preguntamos por los avances de la investigación y se nos responde con un:

“‘No he leído el expediente’, ‘Ven en unos días’, o ‘Estamos en espera’, o el ‘no encontramos el expediente’”.

Resaltó que en el tiempo que lleva el gobierno de Murat más de 300 mujeres han sido asesinadas en Oaxaca.

Y en la administración pasada el número rebasó los 400 asesinatos cobardes contra hijas, hermanas, esposas, amigas y madres.

Y lanzó tres preguntas para el Gobernador, para el Fiscal y para la secretaria de la Mujer Oaxaqueña, Ana Vásquez Colmenares:

¿Dónde están las niñas y niños huérfanos de feminicidio en Oaxaca? ¿Cuáles son las cifras que tienen? ¿Cómo acompaña el estado a cada una o uno de ellos?

Como no hay respuestas, les dijo:

“Hoy una de esas niñas está parada frente a ustedes, para señalar en sus rostros la verdad que pocos se atreven a aceptar:

“A los niños y niñas huérfanas de feminicidio en Oaxaca el Estado nos falla más de una vez.

“Lo hizo cuando no supo garantizar la seguridad de mamá y lo vuelve hacer con su incompetencia para garantizarles justicia”.

Su madre fue asesinada en el 2014 y hasta el día de hoy espera justicia y sentencia al único detenido.

Les hizo saber a las autoridades que “en este crimen dispararon dos hombres pero nos agredieron muchos más.

“Son criminales los que mataron a mamá y los que hasta hoy, cinco años después, esconden la cara para otorgarnos justicia.

“Esperamos respuestas del Fiscal General del Estado y que el silencio cobarde termine de una vez”.

Finalmente remató:

“Las niñas y los niños huérfanos del feminicidio no debemos ser invisibles para el gobierno, porque seguiremos gritando justicia y pidiendo un poco de vergüenza al gobierno.

“Si ustedes se cansan de fallarnos, nosotras no pararemos de gritar ¡Justicia, justicia, justicia!”.