brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
En pandemia las mujeres seguimos abortando: Una entrevista a Maria Antonieta Alcalde
Por Alianza de Medios
29 de julio, 2020
Comparte

El actual contexto de pandemia ha recrudecido el drama de acceder a un aborto para muchas mujeres. Los países latinoamericanos son protagonistas de la legislación más cruel en materia de aborto a nivel mundial, y como si esto fuera poco, algunas congresistas se desgastan en irrisorios proyectos de ley que representan un serio retroceso en las luchas conquistadas. ¿Qué pasa con el aborto en casa con medicamentos durante esta cuarentena? ¿Cuál es la importancia de que los gobiernos declaren a los servicios de salud sexual y reproductiva como servicios esenciales? Juliana Marín de Lanzas y Letras conversó con Maria Antonieta Alcalde, feminista mexicana, directora de Ipas en México y Centro América, y esto le dijo.

¿Quién es Maria Antonieta Alcalde, qué es el Ipas y cuál es su importancia en América Latina?

Soy feminista, mexicana, con una larga trayectoria como activista a favor de los derechos sexuales y reproductivos, los derechos de las mujeres y de las y los jóvenes. También soy orgullosa directora de Ipas Centroamérica y México. Ipas es una organización que trabaja para que las mujeres y niñas puedan decidir sobre su futuro, especialmente sobre su reproducción, y asegurar que cuando lo necesiten tengan acceso a servicios de aborto seguro. Ipas realiza investigación y genera información basada en evidencia científica para que las mujeres puedan ejercer con libertad y con seguridad sus derechos sexuales y reproductivos, previniendo y evitando riesgos para su salud y para su vida.

En los últimos años, pero sobre todo en estos últimos meses, los materiales y publicaciones educativas desarrollados por nuestra organización han tenido un crecimiento en el uso y número de consultas, que es lo que vemos en las redes sociales, provenientes de todos los países de América Latina. Por ejemplo, nuestro video de aborto seguro con misoprostol en Youtube ha sido visto por casi 1 millón de personas en total, pero por más de 200 mil en México, 70 mil en Perú, 40 mil en Colombia y 38 mil en Argentina. Estos números nos hablan de una necesidad latente de este tipo de servicios de salud para la población, y es este precisamente el trabajo de Ipas, donde nos enfocamos: asegurar que el ecosistema o el medio donde viva la mujer sea un medio que le permita tomar decisiones sobre su sexualidad, sobre su reproducción y sobre su vida en general.

¿Cuál es el estado actual de la legislación del aborto en los países latinoamericanos y qué es el Consenso de Montevideo?

Hablar de la legislación sobre aborto en América Latina es en algunas ocasiones, podría decirse, doloroso. La situación es muy desigual, pero en América Latina se encuentran tres de los cinco países en el mundo que penalizan el aborto por completo, es decir, no hay excepción. Se penaliza en cualquier circunstancia, incluso cuando el embarazo es totalmente inviable como es el caso de un embarazo molar, o en el caso donde la mujer embarazada va a morir si continúa con ese embarazo. Esos son los casos de El Salvador, Nicaragua y Honduras. El resto de los países de la región, a excepción de Uruguay, permiten el aborto únicamente de manera parcial, contrario a las recomendaciones internacionales en materia de salud y derechos humanos. Los países que permiten acceder al aborto pero solamente en ciertas circunstancias muchas veces ponen requisitos que son francamente inalcanzables para las mujeres, o que promueven restricciones que incitan el estigma y la discriminación a quienes proveen o acceden a abortos.

Según estimaciones de organizaciones como el Centro por los Derechos Reproductivos o el Instituto Alan Guttmacher, más del 97% de mujeres en edad reproductiva en América Latina viven en lugares donde hay restricciones para acceder al aborto o donde está totalmente prohibido. En la mayoría de los países de la región no se termina de reconocer que el aborto es un tema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos. De salud pública porque los procedimientos actuales de aborto son altamente seguros, pero es cuando la mujer se ve obligada a buscar servicios inseguros, ilegales, cuando se ven casos muy serios. Esto tiene un alto impacto en la mortalidad de las mujeres, especialmente en la mortalidad materna, lo que impacta necesariamente el resto de la sociedad. De justicia social sin duda porque sólo las mujeres que viven en territorios donde el aborto es legal pueden acceder a estos abortos seguros, o aquellas que tienen recursos para viajar o pagarse un procedimiento con un proveedor privado que esté dispuesto a hacerlo.

A pesar de que existen estas restricciones en materia de aborto, en América Latina y el Caribe tenemos el documento intergubernamental negociado más progresista en materia de salud y de derechos sexuales y reproductivos. El Consenso de Montevideo fue un documento que se firmó precisamente en Montevideo en el año 2013 en lo que fue la primera sesión de la Conferencia regional de Población y Desarrollo, que es un organismo de la CEPAL. Elementos centrales del CDM son precisamente que por primera vez se reconoce en un documento intergubernamental la definición de derechos sexuales, habla de educación integral en sexualidad y también de la necesidad de que los Estados revisen su legislación sobre aborto.

El CDM nos da muchas luces no solamente sobre qué tenemos que hacer para legislar en materia de aborto, pero también cuáles son las deudas pendientes de aquellos países que tienen causales permitidas pero donde las mujeres siguen sin tener acceso. Este el caso de algunos países centroamericanos donde existe el aborto terapéutico (para salvaguardar la salud y la vida de las mujeres) pero donde no se garantiza el acceso. Entonces el CDM es un instrumento sumamente importante para el avance de los derechos de las mujeres, de los derechos sexuales y reproductivos y de la agenda de población y desarrollo en general, incluyendo la agenda de aborto.

Sabemos que las mujeres siguen abortando durante la pandemia, ¿cuáles son las dificultades y retos para acceder a un aborto en la coyuntura actual?, ¿qué medidas de protección y mitigación han desarrollado las distintas organizaciones que protegen la salud sexual y reproductiva de las mujeres?

Sin duda la situación de pandemia ha venido a agravar la situación ya de por sí compleja que vivíamos las mujeres en la búsqueda del acceso a un aborto legal y seguro. Y digo que lo ha venido incrementando porque muchos gobiernos en la región no han declarado —como es recomendación de la OMS— a los servicios de salud sexual y reproductiva como servicios esenciales en esta pandemia.

Pero incluso aquellos que lo han hecho no necesariamente han hecho lo suficiente para asegurar las condiciones necesarias de acceso a los servicios de interrupción del embarazo, porque los sistemas de salud están colapsados o totalmente enfocados al COVID. Además, esto se aplica no solamente para servicios de aborto, sino también servicios de salud sexual y reproductiva, servicios de atención durante el parto, el puerperio y en general los servicios de salud.

En América Latina tenemos una gama de realidades muy amplia. No es lo mismo la situación de las mujeres que viven en Ciudad de México donde el aborto es legal hasta las 12 semanas, igual que en el Uruguay, y donde ya existían servicios que hay que modificar pero que ya existían algunos servicios de interrupción del embarazo, a aquellas mujeres que viven en Nicaragua, Honduras o El Salvador, donde el aborto es altamente perseguido y penalizado. O en países como Colombia donde si bien hay acceso a servicios de aborto vía tres causales que permiten un acceso amplio, hay mucho desconocimiento. Entonces hay una gama muy amplia pero sin duda la pandemia, el colapso de los servicios de salud en las políticas y las recomendaciones de confinamiento, hacen que sea todavía más difícil para las mujeres acceder.

También hay un alto estigma. No es lo mismo decir “tengo un dolor de muelas y voy a ir al dentista para que me revise”, a “tengo un embarazo no planeado o no deseado y voy a hacerme un aborto”. Entonces las mujeres, incluso en países como Colombia donde hay servicios que siguen funcionando, se ven muchas veces atrapadas en estas políticas de confinamiento sin poder salir de su casa, precisamente por el alto estigma en el aborto. Se combinan una serie de factores que lo que hacen es dificultar y presentar barreras en esta situación de pandemia.

El movimiento feminista se ha organizado fuertemente alrededor de tratar de mitigar el impacto de la pandemia y de las políticas alrededor de esta. Desde las organizaciones de la sociedad civil hemos multiplicado y fortalecido nuestros sistemas virtuales de atención, información y acompañamiento a mujeres en situación de aborto, pero también a mujeres que viven violencia. Uno de los grandes dramas de esta situación es que muchas mujeres y niñas están atrapadas con sus agresores, y eso eventualmente puede llevarlas a necesitar interrumpir un embarazo no planeado, no deseado. Entonces las mujeres también estamos trabajando en prevención y acompañamiento en temas de violencia, en temas de anticoncepción y planificación. Sin duda vamos a ver un incremento amplio en las necesidades de interrupción del embarazo porque las mujeres no están teniendo acceso a métodos anticonceptivos, así que también hemos acercado estos servicios y varios servicios de salud reproductiva. Desde el movimiento de mujeres seguimos demandando al Estado que asegure la declaración de los servicios de salud sexual y reproductiva como esenciales, lo que son. Y no solo esenciales sino que no pueden esperar.

El aborto en casa con medicamentos parece ser la opción más viable para muchas mujeres en estos momentos. No obstante, factores como vivir en entornos inseguros para realizar el procedimiento, la tremenda dificultad para conseguir los medicamentos o el desconocimiento de su uso seguro parece entorpecer o incluso imposibilitar el proceso. ¿Cómo hacer cara a esta situación desde la virtualidad? ¿cuáles son las exigencias a los Estados y cuál es el papel de nosotras como feministas y nuestros colectivos en esta problemática?

A pesar de lo dramático de la situación y de la crisis tendríamos que decir que esta es una oportunidad de dar más información y acercarnos a los Estados sobre el aborto con medicamentos, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Sabemos, está comprobado científicamente, que el uso de misoprostol y mifepristona —cuando está disponible— asegura un procedimiento altamente seguro, sobre todo si se hace en las primeras 12 semanas de gestación, y que incluso se puede hacer sin ningún problema en casa, sin supervisión médica, en las primeras 10 semanas de gestación. Entonces, me parece que en esto coincido en la valoración que se hace sobre que esta parece ser la opción más viable para muchas mujeres, pero el problema son las barreras. Las mujeres no tienen la información y necesitamos asegurar que la tengan, disminuir las barreras para el acceso a los medicamentos, quitar cualquier restricción, sobre todo para el uso de misoprostol que está registrado en prácticamente todos los países de la región, y avanzar en el registro de mifepristona.

Comparte