Ricardo Rocha

0
125
ERNESTO REYES

El domingo 4 de junio, mientras se desarrollaban elecciones en el Estado de México y Coahuila, falleció, a los 76 años, el periodista Ricardo Rocha Reynaga.

Carismático conductor de programas informativos y de revista, en Televisa y Tv Azteca, como Para gente grande y Animal Nocturno, Ricardo dejó huella en sus 50 años de oficio periodístico que incluyó colaboraciones en el diario El Universal y otros medios.

Creó el concepto de agencia Detrás de la Noticia (DDN) para radio, internet y en televisión por Grupo Fórmula.

Aquí algunas facetas de quien fue referente para algunos de nosotros.

En sus programas entrevistó a María Félix, Juan Gabriel, José Saramago, José José, Armando Manzanero, Julio César Chávez, Carlos Fuentes y a un sinnúmero de gente del espectáculo, el arte, la política y la cultura, como lo hicieron Luis Carbajo y Jorge Saldaña, en televisoras del Estado.

Fue de antología llevar a un estudio de televisión a los populares Bee Gees, cuando estuvieron en México.

Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en 1977 por la cobertura, durante dos meses, de la Revolución Sandinista, en Nicaragua.

En “Yo, corresponsal de Guerra”, ofrece su testimonio, junto a 20 periodistas más que han cubierto conflictos bélicos. El libro me lo autografió el 31 de julio de 1996, cuando estuvo en Oaxaca de Juárez, en el 20 aniversario de Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca.

En estos días se recordaron las entrevistas al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando defendía a campesinos de Tabasco y a Cuauhtémoc Cárdenas, triunfador jefe de gobierno del Distrito Federal.

Sus más sonados reportajes fueron las matanzas de “Aguas Blancas”, Guerrero y Acteal, Chiapas, donde denunció crímenes de lesa humanidad.

Como corresponsal en Oaxaca de la Agencia me tocó acompañarlo a la sierra sur, horas después de la matanza de 26 campesinos en el paraje “Agua fría”, de Santiago Xochiltepec (31 de mayo de 2002).

Rocha difundió por Reporte 13 de TV Azteca imágenes terribles y el reclamo de justicia de los deudos.

Colaboré con él en sus informativos Hoy por Hoy y Panorama Detrás de la Noticia, transmitidos por la XEQ-940, XEW Radio y Grupo Acir.

Cuando se inauguró el gobierno de Vicente Fox, en diciembre del año 2000 cubrí para él, con otros periodistas en sus medios, la incursión de las llamadas “Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo”, en Nazareno, Etla.

Con Raúl Hernández, Rodolfo Guzmán y Daniel Robles como jefes de información, con Rocha crecieron Paola Rojas, Carlos Loret, Enrique Hernández Alcázar, Fátima Monterrosa, e innumerables reporteros y presentadoras de medios electrónicos.

Cuando se inauguró el estudio DDN, en la ciudad de México, la noche se alargó, y nuestro director se subió a cantar algunas rolas de los Beatles en un canta bar de moda.

Era tan profesional que al otro día a las 5:30 de la madrugada ya estaba en cabina conduciendo. Cientos de informativos muy temprano y muy noche, y su intensa vida, le cobraron la factura.

El 26 de julio del 96 participó en el panel conmemorativo por la fundación del diario Noticias, en el teatro Macedonio Alcalá, junto a Armando Labra, Carlos Ramírez, Rafael Loret de Mola, Froylán López Narváez y José Reveles, en el que participé como moderador.

Como eran tiempos de los Lunes del Cerro, llegaron su esposa e hijos, chamacos todavía: Juan Francisco y Jorge Armando, quienes hoy siguen la ruta de su padre.

En el 2005, cuando el asedio de Ulises Ruiz a esa casa editorial, una representación del diario acudió con Rocha a difundir la denuncia en su noticiario.

Al salir fuimos a un restaurante argentino de la zona de Polanco. No dejó que pagáramos. Así era de solidario.

En mayo de 2019, el comunicador fue injustamente tratado por López Obrador y su equipo al integrarlo a la lista de comunicadores que recibieron recursos del anterior gobierno.

Éste acudió a la conferencia Mañanera a reclamar que no debía comparársele con otros personajes, que sí vendían su conciencia.

Sin reconciliarse con AMLO, Ricardo actualizó su quehacer periodístico en las plataformas digitales.

Partidario de una crítica inteligente, de buena fe y constructiva, Rocha abrió espacios cuando el sistema tenía el control.

Abogar por el pluralismo en la televisión privada, le costó no haber relevado a Jacobo Zabludovsky cuando a éste lo “jubilaron”.

Guardo como recuerdo un radio en miniatura que me regaló y la oportunidad de conocer el estudio “Azul y oro” de la histórica XEW, para hacer comentarios en el programa de José Reveles y Blanche Petrich, espacio que él les facilitó.

Nunca olvidaré su gesto de recibirme con su clásica pregunta:” Qué pasó mi Ernesto, ¿dónde está la señora?” Partió, hasta siempre, Ricardo Rocha: Detrás de la noticia.

@ernestoreyes14