Víctor Cha’ca, un hacedor del arte, expone “Teriomorfo y Nahuales”

*La muestra, organizada por Arte Relieve Galería, presenta la obra del reconocido artista plástico en el Centro Cultural del Instituto de Ciencias Jurídicas de Oaxaca.

0
189
Víctor Cha'ca muestra su obra más reciente antes de ser embalada para la exposición. Foto: Paulina Ríos.
Paulina RÍOS

OAXACA.- Víctor Cha’ca no es un hombre cualquiera. No. Este indígena zapoteco tiene en sus manos el poder de convertir una simple piedra en una obra de arte desde que la ve por primera vez.

A veces voy caminando por las calles, por los montes o por el río y veo una piedra y ya estoy pensando cómo la voy a moldear. Así es el artista, ve más allá, comenta.

Desde muy joven, Víctor Orozco, conocido en el mundo del arte como Víctor Cha’ca, empezó a pintar “porque me encantaba, sin saber que tenía habilidades”.

Víctor Cha’ca, artista plástico indígena. Foto: Paulina Ríos.

En entrevista con pagina3.mx, el artista oriundo de Cheguigo, como se conoce popularmente a la Octava Sección de Juchitán de Zaragoza, recuerda sus inicios.

“Yo empecé pintando estandartes para las fiestas patronales y decorando baúles, me gustaba, pero más por necesidad”.

Así refiere su juventud y cuando ya tenía que mantener a una familia que en esa época tuvo estrechez financiera.

Me gustaba mucho pintar, modelar, y mi mamá no quería que hiciera eso, me dijo:

“Estás loco, qué es eso de arte; no, busca mejor un buen oficio”, porque consideró que no me iba a dar de comer.

Sin embargo, me esforcé y empecé a leer libros por mi cuenta, dice.

Parte de una de las obras más recientes del artista Víctor Cha’ca. Foto: Paulina Ríos.

Empero, las necesidades de su reciente familia, su esposa e hija y un bebé próximo a nacer le hicieron trabajar “en lo que fuera”.

Ya había conocido entonces a su coterráneo, el reconocido artista plástico Francisco Toledo, quien lo exhortaba a no dejar el arte.

“No sé que me vio, pero siempre me invitaba a las exposiciones a la Ciudad de México y cuando me presentaba a las galerías les decía ‘es un buen hombre’”, rememora esbozando una amplia sonrisa.

Para sacar adelante a su familia, fue pintor de estandartes, albañil, carpintero y trabajador de Pemex.

“Era muy buen sueldo, pero yo quería seguir mis sueños”, dice con orgullo el artista binnizá (gente nube) al comentar que dejó ese buen empleo de Pemex para abrazar el arte de lleno.

Y a partir de ahí se volcó en seguir estudiando diferentes técnicas, a observar a otros artistas, a experimentar por su cuenta y dejar que sus manos, su mente y su corazón cumplieran sus sueños, “y ahí empecé a trascender”.

Trabajó solo o con maestros, pero siempre buscando superarse a sí mismo cada día.

Leyó mucho sobre arte, “pero casi todos los libros hablan del arte europeo y no hay sobre lo que somos en los pueblos, el arte de lo que somos”.

Al paso del tiempo, sus raíces zapotecas le han sumergido en la cultura indígena y su esencia artística se volcó en ella.

En su obra, Víctor Cha’ca plasma animales fantásticos, como un elemento recurrente y distintivo, sobre todo en los últimos años.

Especialmente de esas figuras indígenas únicas:

Los nahuales, esos humanos que tienen la capacidad de transformarse en animales y que ahora le acompañan, pese a que refiere que no le gusta volver a repetir algo que ya hizo.

En más de 50 años de producción artística, es hasta diciembre del año pasado que Víctor Cha’ca incursiona por primera vez en otra técnica: murales y escultura de cerámica.

Detalle de una de las obras de Víctor Cha’ca. Foto: Paulina Ríos.

Y como bien resumió la escritora Beatriz Espejo en su libro “Víctor Cha’ca: el comienzo de muchos sueños”:

“Cuando uno lo ve trabajar, no parece que se hubiera esforzado demasiado en la realización de sus temas o que remontara el curso de la historia.”

La nueva producción artística de Víctor Cha’ca la realizó en ¡solo dos meses!

-Maestro, ¡no ha de haber dormido!

-Casi no, no podía parar, jajaja.

No es difícil hacer la cerámica, empecé con una de un metro por un metro, y luego hice 10. Lo difícil es el horneado, se puede pasar y… (se echa a perder).

“Lo difícil es convencer al taller que me lo queme al tiempo que yo quiero, pues. Y ellos se aventaron y no es barato hacer”, dice emocionado como niño con juguete nuevo mientras muestra con sus manos el resultado de su obra que “sale caro”.

-Pero no es tanto el dinero cuando ya se convierte en arte, maestro.

-No sé si será arte, solo el tiempo lo dirá. No sé si soy un artista o no, a lo mejor soy solo un obrero del arte, un trabajador de la cerámica, un hacedor, solo el tiempo lo dirá.

Otra de las obras de la más reciente producción artística de Víctor Cha’ca. Foto: Paulina Ríos.

Para concluir la entrevista, hace la invitación para la inauguración de la exposición “Teriomorfos y nahuales”, este viernes 16 de febrero.

La cita es a las 19:00 horas, en el Centro Cultural del Instituto de Ciencias Jurídicas.

La exhibición cuenta con más de 33 obras bidimensionales y tridimensionales en diversos materiales y formatos, incluyendo murales y esculturas de cerámica elaboradas en el Taller Canela del maestro Claudio Jerónimo López.

Estas obras representan a los Vidxa, seres legendarios presentes en las tradiciones del Istmo de Tehuantepec.

La muestra, organizada por Arte Relieve Galería, estará en exhibición hasta el 31 de marzo próximo.

El lugar se ubica en la esquina de Crespo y Av. Morelos número 114, en el Centro Histórico de Oaxaca de Juárez.