Texto: Diana Manzo/IstmoPress

Juchitán, Oax., (pagina3.mx).- Representantes de los pueblos ikoots (huaves) denunciaron que el gobierno federal a través del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) sin consultarlos construirá una carretera local en la Barra Santa Teresa.

Comunidades de  San Dionisio y San Mateo del Mar y zapotecas de Álvaro Obregón (Gui’ Xhi’ Ro’), agencia municipal de Juchitán, dijeron que, supuestamente brindará acceso terrestre a Santa María del Mar, agencia municipal de Juchitán.

Recordaron que desde hace 10 años solo se tiene acceso vía marítima; por lo que aseguran es para beneficiar la entrada de megaproyectos eólicos a esta zona de Oaxaca.

En conferencia de prensa, representantes de los pueblos que se oponen a esta vía de comunicación recordaron que viven en resistencia desde el 2012.

Entonces la empresa “Mareña Renovables” pretendió construir un parque eólico llamado “Santa Teresa” y que afortunadamente lograron detenerlo mediante un amparo, pero ahora con este nuevo proyecto de carretera, seguramente se reactivará.

Señalaron que en una asamblea de pueblos celebrada el pasado 17 de noviembre acordaron su rechazo total a esta obra vial que les pretenden imponer y con esto crear más divisiones entre los pueblos hermanos de esta región del Istmo de Tehuantepec.

“Hacemos un llamado a las diferentes instancias  de gobierno para retomar las decisiones de los pueblos originarios e involucrados  en la defensa de nuestra lengua y territorio.

“También para que consideren la salida a la problemática que el mismo gobierno ha creado en esta región, por lo que planteamos ser escuchados de manera inmediata por el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, de lo contrario nos reservaremos el derecho de accionar”,  adelantaron.

Por su parte, Pedro Orozco, defensor comunitario de la organización “Guardianes del Mar”, invitó a la comunidad ikoots de Santa María del Mar a que recapacite sobre este camino, porque lo único que se logrará es acabar con los recursos naturales.

“Pido a Adelfo Regino, el titular del INPI, al hermano ayuuk, que recapacite y que no se trata de un camino, porque sabemos que hay un peligro inminente porque la concesión del parque eólico de Mareña Renovables no está cancelada de forma definitiva y eso nos preocupa, por eso pedimos mediar”, agregó.

Asimismo, dijeron que la construcción de este camino afectará la vida pesquera que tienen en sus comunidades, en especial San Mateo del Mar y lamentaron que aunque Santa María del Mar carece de camino carretero se debe a un conflicto de límites de tierras entre ambos pueblos, por lo que esta obra generará más violencia en caso de que “a fuerza” las autoridades deseen hacerla.

Finalmente, Pedro López, de la asamblea de Álvaro Obregón, dijo que lamentan la situación que viven pobladores de Santa María del Mar por el conflicto de tierras con la localidad de San Mateo del Mar y que no tienen camino terrestre, pero dijo que es necesario buscar  otra solución a través del diálogo.

“La tendencia del sistema es borrarnos del mapa, sabemos que algo quieren hacer, lo único que decimos es que vamos a defender esta zona porque no podemos dañar el medio ambiente”.

En un comunicado del Ayuntamiento de Juchitán que encabeza Emilio Montero Pérez, resaltó que en un oficio firmado por Roberto Carlos Reyna Ortiz, responsable del Programa de Infraestructura Indígena de la Oficina de Representación del INPI, detalla que el Grupo Constructor de Infraestructura, Caminos y Electrificaciones Gadal S. A. de C. V., elaborará los estudios y proyectos ejecutivos relativos a la construcción del camino a Santa María del Mar.

El  camino  que se realizará será una carretera tipo “D”, que tendrá una longitud de 18 kilómetros que conectará la agencia Álvaro Obregón, con Santa María del Mar, vía la barra Santa Teresa.

Sólo la realización de los estudios tendrá un costo de 3 millones 755 mil 952 pesos, sufragados por el INPI; el contrato fue firmado el pasado 30 de septiembre. 

El funcionario del INPI pidió al Ayuntamiento “proporcionar las facilidades y las debidas garantías, a la empresa contratista”.

El alcalde  juchiteco señaló que “nuestras hermanas y hermanos de Santa María del Mar tendrán, en un futuro cercano, el camino que tanto han demandado, a lo largo de los últimos diez años”.

En la comunidad de Santa María del Mar alberga a cerca de mil habitantes que no gozan de energía eléctrica, por lo que se construye una granja solar donde el Gobierno Federal invierte cerca de 120 millones de pesos.