brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Alebrijes, tonas y nahuales, seres míticos zapotecas llegan a Polonia; raíces que son orgullo de Oaxaca: Sergio Santiago
Por Pedro Matías
09 de noviembre, 2020
Comparte
alebrijes | alebrijes 
Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Con la exposición “Alebrijes: México hecho en Varsovia”, Oaxaca trasciende fronteras al ser el invitado especial en este 2020 en Polonia, país de Europa Oriental.

De esta forma, las tonas y los nahuales -alebrijes miniatura- de Oaxaca se posesionaron del Museo Etnográfico Estatal de Varsovia, Polonia.

En la muestra participan alrededor de 100 obras de la artista y los artistas:

  •     Josefina de la Cruz Morales,
  •     Sergio Santiago,
  •     Waldo Hernández García y
  •     Marco Antonio Ortega.

Fue inaugurada el pasado 3 de noviembre en Varsovia, Polonia, y permanecerá en exposición hasta el próximo 14 de febrero del 2021.

Las creaciones fantásticas o seres míticos de la cultura zapoteca de Oaxaca que se exponen en Polonia son obra de creadores de:

  •     San Antonio Arrazola,
  •     San Martín Tilcajete y
  •     San Pedro Taviche.
Sergio Santiago y sus alebrijes
Sergio Santiago y sus alebrijes
Esta exposición de Alebrijes es resultado de un intercambio cultural.

Creado por los artesanos Óscar Becerra, Irving Mondragón y José Luis Massey y el Museo de Arte Popular (MAP) de la Ciudad de México.

El intercambio y el vínculo se realizaron durante sus estancias en Varsovia.

El Instituto Oaxaqueño de las Artesanías (IOA) con apoyo del embajador de México en Polonia, Alejandro Negrín, decidieron presentar también “tonas y nahuales de Oaxaca”.

Sus piezas consisten en animales fantásticos tallados en madera de copal y sauce, mediante los cuales ponen en alto la cultura y tradiciones de Oaxaca.

También generan la oportunidad de generar oportunidades para sus localidades.

El embajador Alejandro Negrín agradeció al gobierno de Oaxaca por sumarse al exitoso proyecto de la Embajada de México en Polonia.

Desde hace cinco años realizan acciones para la difusión de las actividades culturales mexicanas con la participación de instituciones de ambos países de gran prestigio.

Por su parte, Sergio Santiago, de 22 años de edad, manifestó su satisfacción de que la cultura de Oaxaca sea reconocida en el extranjero.

Sergio, quien es parte de la cuarta generación del Taller Alebrijes Autóctonos en San Antonio Arrazola, además anima a jóvenes a continuar con estas tradiciones.

Hizo hincapié en que de esta activad dependen por lo menos 100 familias en la comunidad de San Antonio Arrazola.

Familias que no dejan morir esta cultura que da prestigio y les permite ser el sostén de un pueblo.

El estudiante de mercadotecnia explicó que en la exposición se enviaron alrededor de 100 piezas pequeñas y dependiendo de la aceptación, se enviaran más.

También la muestra podría ser llevada a otros países.

Lamentó que “a los jóvenes ya no les llama tanto continuar con las raíces.

“Sin embargo, cuando empiezas a tomar la madurez sabes que tienes una responsabilidad no solo con tu familia sino con la cultura de Oaxaca que es no perder las tradiciones que tenemos”.

Destacó que esta actividad es familiar porque por lo general el hombre se encarga del tallado de la madera.

Los hijos del lijado y curado de la tronco y las mujeres del pintado y decorado.

Explicó que las tonas y los nahuales son animales míticos que son protectores, según la cultura zapoteca.

Se tiene la creencia que cuando se mata al animal también se muere el alma de la persona que protegían.

Sergio Santiago confiesa que cuando eres joven y tienes toda esta cultura en tu casa:

“Sientes que es muy normal, porque lo ves todos los días pero en cuanto sales de tu casa y socializas con otras personas, se siente mucho el reconocimiento y el aprecio a nuestra cultura.

“Y más si vas a otro país y lo están apreciando más. Te abre los ojos de algo fantástico”.

Finalmente, aceptó que por la falta conocimiento o ampliar el número de exposiciones:

“Mucha gente cree que todo se elabora con máquinas y que pueden sacar mil figuras idénticas, pero no es así.

“Aquí todo es manual, la madera es distinta y cambia de acuerdo a la energía o el estado de ánimo en que se encuentren los creadores.

“Y pueden transmitir alegría, tristeza o jolgorio en sus trazos”, comentó orgulloso de sus obras.

Comparte