Poeta y artesano Natalia Toledo y Chu Mandu crean arte textil con añil para revalorizar a la cultura zapoteca

0
556
Diana MANZO / Fotos: Cortesía

Oaxaca, Oax.- Mientras en Oaxaca se lleva a cabo el “Fashion Week o la semana de la moda”, evento organizado por la presidenta del DIF estatal, Ivette Morán, quien ha sido criticada por realizar plagio y una apropiación inadecuada del textil oaxaqueño; la poeta y diseñadora Natalia Toledo y el artesano y promotor cultural Chu Mandu muestran el arte textil de la cultura zapoteca, en esta ocasión elaborados con añil, una tintura natural oriunda de Niltepec, Oaxaca.

Cada uno de los textiles lleva implícito el añil, tinte natural que ha sido recuperado por Chu Mandu, un joven artesano y promotor cultural, quien busca compartir sus conocimientos para que esta tintura que se produce en los campos de Niltepec perdure para siempre.

En el espacio independiente llamado Enkelt, los textiles de Natalia Toledo a través de su proyecto llamado «Otra manera de leer poesía en el cuerpo» pudieron ser apreciados y valorados por los asistentes.

“Lo que se busca es revalorizar la cultura zapoteca y por supuesto usando las tinturas naturales como el añil, y es precisamente la labor de Chu Mandu, un joven artesano que a través de técnicas y usando fijadores naturales y minerales, lo está logrando; entonces él ya está dejando un legado importante”, reafirmó.

Natalia Toledo, dueña de la marca “Lade’ do”, (piel de hilo) señaló que desde que vio el trabajo del artesano, quiso que hicieran algo juntos y finalmente se logró este trabajo que visibiliza a través del textil el arte de la cultura zapoteca.

“En los huipiles va integrado el añil, ese azul del cielo y del mar que tanto nos gusta y que se requiere valorar, Chu Mandu está haciendo un trabajo de rescate bastante importante, además de teñir los textiles, también lo está enseñando a las niñas y niños para ellos lo hagan y no quede en un pueblo de productores, sino de creadores”, agregó.

La poeta binnizá aclaró que desde hace 22 años realiza el trabajo textil y ha aprendido a teñir tela con añil y grana cochinilla, y la muestra son sus obras.

Dijo que no está de acuerdo y se le hace de “mal gusto” que supuestas personas que se hacen llamar diseñadoras, llegan y le pegan su nombre,  y sin pagar lo justo a las artesanas, eso se le llama “apropiación cultural”, lo cual rechazó categóricamente.

En esta venta artesanal, que concluirá hasta el sábado 20 de agosto, predominan los precios justos, sin regateo y siempre privilegiando al textil istmeño, además de una muestra de accesorios tradicionales y antojitos istmeños, como esencia  de la cultura zapoteca.