Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El Fiscal General de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, confirmó la detención de uno de los presuntos autores materiales del ataque con ácido a la saxofonista María Elena Ríos Ortiz.

Ella sufrió el atentado por supuestas órdenes del empresario y político priista Juan Vera Carrizal.

La detención de P. H. Y., se realizó la tarde de este lunes 23 de diciembre en el entronque de la carretera a San Andrés Huayapan, en proximidades de la Colonia 14 de Febrero.

Se dio en cumplimiento a una orden de aprehensión en la cual se reclasificó el delito de lesiones graves a tentativa de feminicidio.

Además, dijo el Fiscal que se realizó un cateo por orden del juez de Control, donde aseguraron aparatos de comunicación, ropa, pares de botas y camisas que utilizaría el día de los hechos y coincide con el video del momento del incalificable suceso cometido el 11 de septiembre pasado en Huajuapan de León.

Explicó que después de varias líneas de investigación se localizó a uno de los autores materiales que se identificó como P. H. Y., sin dejar de ir en busca de los autores intelectuales.

Y aseguró que “el hecho no va a quedar impune. Será motivo de actos de justicia. La Fiscalía General seguirá trabajando para que en Oaxaca haya justicia y se reduzca la impunidad”.

Finalmente, mandó un mensaje a sus detractores al afirmar que “estamos lejanos de los intereses políticos, económicos o delincuenciales que mueve a algunos.

No nos dejamos guiar con mensajes mediáticos interesados ni nos distraemos por presiones políticas. Lo nuestro es el trabajo serio, técnico, profesional al lado de las víctimas, como lo exige la sociedad mexicana”.

Y agregó: “No vamos a dejar de aplicar la Ley con firmeza ni vamos a encubrir o a ser cómplices de quien viole las normas de convivencia. Ni vamos a dejar de investigar y perseguir a alguien que cometa delitos, sea quien sea”.

Sin embargo, hizo un llamado “a todos los actores políticos a asumir actitud responsable porque en los tiempos que vive el país nos obliga a dejar de hacer política a costa de la seguridad de los mexicanos.

“Se acabaron los tiempos de intentar ganar votos o aumentar la popularidad a costa de las instituciones y aprovechándose de las necesidades o el miedo de la gente”, puntualizó.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA